Hace unos días vi una frase que decía- “necesito a alguien que me entienda para que me explique”. Y por algún motivo eso tronó en mi cabeza. Hace ochos días el post fue sobre lo que ellos dicen para conseguir lo que quieren (ELLOS Y SUS FRASES DE CAJÓN), y eso también me hizo reflexionar. Esta sección no pretende ser una bandera izada en contra de los hombres ni mucho menos, pero como soy mujer no puedo hablar desde una perspectiva diferente que no sea femenina.

Las mujeres tenemos fama de complicadas, bipolares, indecisas, entre otras. Hemos culpado a los cambios hormonales y nuestra supuesta naturaleza humana. Una amiga una vez me dijo que yo tenía pensamientos un poco machistas, y para ser honesta eso me asustó un poco. Se lo complejo que es ser mujer no solamente por la carga impuesta por la sociedad y las diferencias a las que nos han expuesto sino porque llevamos un legado a cuestas que seguramente no escogimos y si lo hicimos fue por amor a nuestra ascendencia.

He sido criada alrededor de un matriarcado, aunque la figura paterna ha estado presente sin falta, al crecer junto a estas mujeres sin duda alguna ha influenciado en buena manera mi vida. Mujeres fuertes, independientes, decididas, valientes y por supuesto, lo anterior citado en el segundo párrafo. Pero ¿por qué tanta culpa por decir lo que pensamos, por dar una sugerencia, por ser precavidas, por tener ese sexto sentido, por preocuparnos “de más”? Para ser honesta alguien tiene que hacerlo, no se trata de que nadie nos puede entender ¿Por qué necesitan entendernos? Es una lucha constante de quien tiene la razón. Nosotras sabemos lo que queremos, tal vez no todo el tiempo, pero eso es parte de ser humano. Pero por experiencia, y seguramente no soy la única, no decimos exactamente lo que queremos por temor a ser juzgadas. Porque algunas veces parece ser demasiado lo que pedimos, o exagerado lo que sentimos.

Y llegué a una conclusión sana a mi parecer, no necesariamente tenemos que entendernos y tampoco que me entiendan. El expresarnos es tan natural como respirar, y el escuchar al otro tan sabio como aprender de los errores ajenos. Y creo que esa ha sido la mayor enseñanza de crecer alrededor de mujeres, ¿Qué más da lo que piensen o digan? Al final del día seguiremos siendo las incomprendidas. Por eso esta carta de hoy se la dedico a mi YO de 13 años, eso sería lo que dejaría como legado a una chica que ha sido insegura, que ha luchado con sus miedos y a algunos ha superado. Que diga lo que piense, que exija lo que se merece y que se ame como a nadie porque como ella jamás alguien lo hará.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Curiosidades

Etiquetas

, , , , , , ,