Yo no he tenido ese instante de pánico cuando envías un mensaje a la persona equivocada ¡Gracias a Dios! Mensajes hay de todo tipo desde los más inocentes hasta el peligroso “sexting”, a modo de confesión les tengo que contar que tuve un novio genio al que le conté algo confidencial y el muy habilidoso me envió los pantallazos de nuestra conversación, que por cierto no iban para mí sino para su mejor amigo. Lo bueno del caso es que no era nada que me hiciera ver mal, lo malo… la discusión después de eso fue monumental.

También tengo que confesar que hay conversaciones que ameritan “pantallazo”, es imposible guardarse esa información, es lo más práctico para no tener que detallar la situación. Eso me sucede sobre todo cuando estoy a punto de concretar con mi futuro one o por el contrario estoy por cerrar un ciclo con mi futuro ex, y hay que comunicárselo a lo más cercano que tengo a una conciencia tácita y honesta – mi mejor amiga-.

Sé que no es lo más maduro pero también sé que no soy la única, tú que lees esto, haces exactamente lo mismo. Por la genialidad cometida por mi ex, es de saberse que los hombres también lo hacen, y es aquí donde viene lo complicado del asunto. Anteriormente mencioné la palabra sexting, en español no hay una traducción pero para aquellos que desconocen el significado – se trata básicamente de mensajes subidos de todo que incluyen mensajes escritos, de voz, videos y fotos – lo que ha ocasionado más de una pillada de cachos con las manos en la masa, envíos erróneos a grupos familiares, y por si fuera poco sobornos y chantajes con el material multimedial a manos de un ex (termino que incluye los dos géneros).

La historia habla por sí sola. Las celebridades han sufrido los chantajes más públicos y polémicos por videos sexuales grabados en la intimidad que por cosas de la vida terminan en una página porno al acceso de toda la población. Es muy respetable la manera como cada quien quiera llevar su vida sexual, pero quieren que les diga algo… ESO ES CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA. No se trata de moralizar el acto como tal, pero casos como el anterior abundan. El medio de difusión es engañoso, no está blindado en situaciones donde tu intimidad no debe ser expuesta y estoy segura de que cuando terminan una relación no piden el material de vuelta, y la verdad no serviría tampoco.

Hay una volatilidad en los momentos que deberían ser íntimos, una desconfiguración de la cercanía, del contacto con el otro. Esto es una reflexión personal, no hay intención de enjuiciar, pero si tener una relación más o menos cercana y confiable es un tema cada vez más difícil de manejar – cosa que debemos agradecerle a la suma de tecnología + humanos +  relaciones sentimentales ¡un coctel no muy favorecedor! –  trasladar nuestra vida sexual a una pantalla va a ser que el negocio de muñecas inflables incremente sus ventas de manera espectacular (por cierto ¿solo existen muñecas inflables?).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Curiosidades

Etiquetas

, , , , , , , ,