¡HAGÁMOSLO!

Todos en algún momento de la vida nos hemos sentido apagados, acurrucados, sin motivación alguna, tenemos días “grises”, pensamos que no somos el orgullo de nadie y que nadie te mira con admiración… y a veces que ni siquiera están pensando en lo “miserable” que te sientes o piensas que eres. Tú misma eres la que muchas veces te apagas y realmente somos crueles con nosotras mismas porque nos comparamos con otra persona por como se ve, lo que tiene, lo que sabe, por lo que llega a su vida y a la nuestra no.

Ahora puede pasar mucho eso con las redes sociales, donde se muestra siempre una vida “linda” y todo se ve “perfecto”, pero no te agobies todos somos seres humanos y no hay perfección. Así que empezamos a pensar y a cambiar poco a poco todo lo que nos distrae, y no permite que te empoderes:Intenta ser positiva: aunque te sientas poca cosa, poco querida y comprendida, que nada te sale bien, menos bonita, no te sientes inteligente; las típicas inseguridades por las que puedes pasar ¡NO LO DEMUESTRES! La tristeza es un ciclo vicioso y la alegría es un ejercicio adquirido, esta frase la escuche alguna vez y se me grabó ¡Es verdad! sonríe cuando saludes, cuando hablas, inténtalo y siente que tu entorno va cambiando. Porque también recibirás sonrisas y tu luz se va recargando.

  • No te rodees de gente negativa: a veces esto es complejo porque puede que esas personas que ven el vaso medio vacío y te impiden ver el tuyo medio lleno, están en tu familia o círculo muy cercano de amigas(os), quienes vanan y se desahogan contigo. Pero la idea que te doy es tomar lo bueno de lo que te dicen y/o ayudar a motivarlos a ver las cosas buenas. Al decir buenas ideas, buenas palabras a los demás te da positivismo y eso se contagia ¡inténtalo!
  • Deja de gastar tu energía es los problemas: todos tenemos problemas pero si nos concentramos solo en eso, no vamos a ver lo bueno que tenemos, lo bueno que nos rodea. No somos conscientes de las bendiciones que llegan y menos de las herramientas que quizás tengas para solucionarlos, viendo aquellos problemas más grandes de lo que tal vez son. Seguramente hay algo que ya tienes en tu vida que te hace feliz pero no levantas la mirada o estas acostumbrada a tenerlo, y lo estas desperdiciando. Voltea a ver lo bueno que tienes y veras que te reconciliaras contigo desde tu interior, no desde lo externo.
  • Vamos a cambiar nuestro lenguaje corporal: si todos los días caminas como si tuvieras pañal, estas encorvada y con la mirada hacia abajo; te sale por los poros lo insegura que te sientes, limitas tus capacidades, no te verán capaz ni proyectada. Para afianzar tu SEGURIDAD, el lenguaje corporal es básico, muchas veces nos olvidamos de este gran detalle y si estas empezando a trabajar en tu seguridad hay que proyectarlo – párate derecha, habla mirando a los ojos y empieza a comerte el cuento que eso te empodera–.
  • Aprende de las equivocaciones: si algo no te sale como querías, la idea no es tirar la toalla. Mejor no repitas patrones y modifica lo que estás haciendo, diciendo, tu comportamiento y di ¡eso no me vuelve a pasar! Ya estas abajo y hay que volverse a levantar, y más alto.
  • Conquístate: empieza a hablarte bonito, haz el ejercicio frente al espejo y no te des duro. A nadie le dirías lo que te dices cuando te ves al espejo y eres tú la persona más importante, así que sonríete, cuídate y valórate.
  • Escribe: me refiero a que plasmes en un papel punto por punto lo bueno que tienes, tus cualidades físicas, lo lindo de tu personalidad. Piensa e interioriza todo lo que escribiste de ti, también haz el ejercicio de escribir tus sueños y metas, lo que quisieras hacer o ser, determina como puedes cruzar todo eso para empezar a modificar tu proyecto de vida y a empoderarte. Va a ser una ¡mega sorpresa! para ti misma el ver las capacidades que tienes.
  • Prepárate: para el éxito, para ver el cambio, para ser feliz y amarte ¡créelo! deja de mirar a los lados y compararte, compite contigo misma – tu vida, tu tiempo y tu camino son tuyos– gózate el camino, vive tu vida floreciendo y que nada te apague tu luz, ni tú misma.

Al escribir esto para motivar a alguien, me motiva a mí. Espero que te arregles, camines erguida, con los zapatos que te gustan y vístete de credulidad con un maquillaje de alegría y recupera para siempre la seguridad en ti misma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Lifestyle

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,