Los silencios han sido durante muchos años la obligación para mantenerse con vida frente al poder. El emitir mensajes o dar discursos era asunto de aquellos que tenían el “derecho” y la “autoridad” de hacerlo; en el momento en el que alguien “no dignosegún los mencionados anteriormente– se disponían a comunicar sus deseos o anhelos, estos mensajes eran llamados revolucionarios, una revolución que provocó a muchos la muerte. Hoy, por el contrario, el panorama es un poco diferente. La globalización ha permitido que los mensajes importantes sean escuchados a gran voz, las intenciones detrás de campañas activistas son transmitidas de manera viral.

2

La moda tiene mucho que ver en la transmisión de esos mensajes. Desde la minifalda como revolución femenina hasta las camisetas hoy tan populares en redes sociales. La industria de la moda es millonaria y poderosa, ha descubierto la estrategia para vender necesidades antes que ropa. La capacidad para cautivar y convencer a millones, le otorga el derecho de ser considerada como uno de los más influyentes canales de comunicación, canales que hoy refuerzan formas de ver y percibir el mundo. Una industria que ha sido calificada como frívola y vacía por justificar sus ingresos en la apariencia, una apariencia que hasta hace un par de años se le adjudicaba solo a la mujer. El poder de la tecnología y la moda como una dupla, que aunque diferentes en su esencia han permeado al mundo con mensajes; el reflejo en la pantalla mueve masas, las mujeres de siglos pasados observaban en el cine una vitrina de exhibición, y en nuestros tiempos las generaciones jóvenes utilizan la misma pantalla como espejo, viendo más claramente la inclinación de pensamientos y gustos individuales como colectivos.

6

El asunto que se cuestiona con seguridad, es la efectividad de estos mensajes importantes y determinantes, convertidos en esas publicidades populares que con facilidad botamos a la basura. La coherencia de quien porta una camiseta con mensajes como “we should all be feminist/ todos deberíamos ser feministas”, puede ser el punto decisivo a la hora de generar conciencia o “normalizar” acciones que han costado tanto en llevarse a cabo. Si bien la moda es un medio por el cual se percibe el sentir de quien porta determinadas prendas, la problemática se genera cuando las acciones de quienes dicen defender u apoyar algo, no concuerda con el mensaje expresado. En tiempos rápidos, es muy fácil perder el enfoque, las herramientas que el mundo moderno ofrece deben ser utilizadas de la manera más precisa, es una línea fina y conflictiva.

7

La tecnología, la innovación y la creatividad se disponen para producir impacto, uno que en ese deseo de lucir, se conecte con la conciencia a la hora de elegir los gráficos en una camiseta. Utilizar las herramientas de comunicación en la industria de la moda, hace de este mundo un lugar mejor. Es mucho más beneficioso tener algo que decir – aunque lo que se diga sea revolucionario– que no decir absolutamente nada pero aun las decisiones pequeñas importan y hacen una diferencia.

La invitación es a que nos preguntemos realmente qué significa para cada uno como individuos, los mensajes que portamos, que no se nos olvide que somos generadores de cambio y a través de nuestras decisiones impactamos ya sea positiva o negativamente a quien está a nuestro lado. La integridad parte de que lo que pensemos, sintamos y hagamos, sea consecuente.

8

Que el estar de “moda”, no turbe tu mensaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

About Alejandra Macías

LA CULTURA ES EL EJERCICIO PROFUNDO DE LA IDENTIDAD. - JULIO CORTÁZAR. En la necesidad pura y visceral de encontrar el camino que debo recorrer entendí que no había otra manera que saber y entender de dónde vengo, por esto, este proyecto es un sueño encarnado en lo más profundo de nuestro corazón. Las nuevas generaciones cargamos a cuestas una herencia maravillosa pero una llena de dolor a su vez. El salir de nuestro territorio significa exponer las cosas que con esfuerzo hemos tratado de dejar atrás pero que lamentablemente el olvidar implica mucho más que solo avanzar. Pero como lo dije antes no hay manera de dejar el pasado sino lo entendemos y en medio de todo, encontramos misericordia en aquello que ha dejado heridas y huellas. En el arte me encontré, descubrí nuestros miedos y también muchos sueños, que gracias a Dios ganan en número a los temores que heredamos o nacieron con nosotros. Música, pintura, actuación, gastronomía, danza, literatura, y todo cuanto creamos para plasmar lo que sentimos, somos y en lo que creemos es el camino que hoy escogemos recorrer; y con el deseo enorme que nuestra gente lo camine de la mano con nosotros. Alejandra Macías. Editora General

Categoría

Curiosidades

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,